OECD Multilingual Summaries

Greening Household Behaviour

Summary in Spanish

Cover thumbnail
Lea el libro completo en:
10.1787/9789264181373-en

Hábitos verdes en casa

Resumen en español

  • El comportamiento personal y las decisiones en la vida diaria, desde lo que comemos hasta cómo llegamos a nuestro trabajo o calentamos nuestros hogares, tienen un efecto importante en el medio ambiente. Es probable que sus efectos se intensifiquen en los próximos años si no se emprenden trabajos de política pública más eficaces y con objetivos mejor elegidos. ¿Cómo deben reaccionar los gobiernos? Necesitamos intensificar nuestros esfuerzos al elaborar estrategias de crecimiento que promuevan y obtengan apoyo para estilos de vida y patrones de consumo que sean más favorables para el medio ambiente.
  • Este informe —que se basa en la encuesta Política Ambiental y Cambio del Comportamiento Individual (EPIC, por sus siglas en inglés) realizada en 2011— ayuda a los gobiernos a entender mejor los hábitos en los hogares con respecto al medio ambiente en cinco áreas principales: la utilización de la energía, el uso del agua, las opciones de transporte, el consumo de alimentos, y la generación y el reciclaje de residuos. La segunda de este tipo (la primera se llevó cabo en 2008), la encuesta recabó información de más de 12,000 hogares en Australia, Canadá, Chile, Francia, Israel, Japón, Corea, los Países Bajos, España, Suecia y Suiza. También identifica las políticas que funcionan para promover una conducta “más ecológica” en los hogares.

Los encuestados pueden agruparse en tres grupos principales en cuanto a sus actitudes ambientales: i) los “motivados ambientalmente” creen que será necesario hacer sacrificios para resolver los problemas ambientales; ii) los “escépticos ambientales” creen que los problemas ambientales se exageran a menudo, y iii) un grupo de "optimistas tecnológicos” que creen que los problemas del medio ambiente son reales, pero que las innovaciones tecnológicas son decisivas para resolverlos.

Para todos estos grupos, los gobiernos deben mostrar pruebas convincentes no sólo de que es necesario modificar los hábitos para superar las dificultades del cambio climático y de la escasez de recursos, sino también de cómo pueden influir las decisiones que se toman en cada hogar, desde el reciclaje hasta el elegir el transporte público. Y cuando la gente está dispuesta a cambiar, los gobiernos deben tener las políticas listas para ayudarlos a hacerlo. También deben tomar en cuenta la diferencia entre las buenas intenciones de las personas y el comportamiento real.

Las conclusiones de la encuesta refuerzan la necesidad de contar con los incentivos económicos adecuados para influir en las decisiones de la gente. Compatible con la encuesta de 2008, las conclusiones de la encuesta de 2011 recalcan la importancia de las actitudes ambientales en la formación de conductas. La gente no se esforzará en cuidar el medio ambiente si no creen que exista una verdadera necesidad para hacerlo. Además, en áreas como la energía, el agua y el transporte personal, es decisivo ampliar los servicios y la infraestructura en forma proporcional. Uno no puede renunciar a su automóvil y utilizar el transporte público si no hay ninguno disponible que vaya a donde uno lo necesite; o cambiar a energía menos contaminante si tampoco hay oferta disponible. Y para los grupos específicos de familias que no puedan permitirse el asumir prácticas más favorables para el medio ambiente, también podría justificarse el otorgar subsidios. Por lo tanto, alentar un comportamiento deseable exige una combinación de instrumentos.

Principales conclusiones

Por parte de los hogares, hay una demanda importante no satisfecha de electricidad generada a partir de fuentes no renovables. Alrededor del 60% de los encuestados estarían dispuestos a pagar más por este tipo de electricidad; mientras que el 45% expresa su interés en tener tasas diferenciadas para energía renovable si esta opción estuviera disponible para ellos.

La mayoría de los encuestados de cada país participan con algunas conductas que implican un ahorro de energía. Sin embargo, el 40% de los encuestados informa que “de vez en cuando” o “nunca” apagan completamente los aparatos que tienen funciones en modo de espera. En promedio, los hogares con mayores ingresos participan con menos frecuencia en conductas que impliquen un ahorro de energía.

Las tarifas del agua que se basan en la cantidad de agua consumida aumentan los esfuerzos de los hogares para la conservación del agua, tanto desde el punto de vista de las inversiones como de un comportamiento habitual.

Los gobiernos desempeñan un papel importante al promover las inversiones de las familias en eficiencia energética. Las familias informaron recibir apoyo del gobierno por aproximadamente el 16% de las inversiones en eficiencia energética registradas en la encuesta.

Las etiquetas de eficiencia energética también influyen para reducir la demanda de electricidad. Las familias que reconocieron las etiquetas de eficiencia energética en aparatos electrodomésticos gastaron en promedio 6% menos en electricidad que las familias que no las reconocieron.

Se ha expresado un interés importante en pagar un sobreprecio extra en la compra de automóviles eléctricos, aunque la propiedad real sigue siendo muy baja. Existe un amplio apoyo declarado para la inversión pública adicional en infraestructura de transporte público.

La media de gasto declarada de las familias en frutas y verduras frescas orgánicas varía entre los países y fluctúa del 13% al 35% del gasto total en productos orgánicos y “convencionales”.

Existe una amplia variación entre los países en los niveles de reconocimiento y de confianza en las etiquetas. Por ejemplo, la confianza en las nuevas etiquetas de los alimentos orgánicos en la Unión Europea varía del 47% (Suecia) al 83% (Países Bajos) entre los encuestados que las reconocieron.

La generación de residuos tiende a ser entre 20% y 30% menor en los hogares sujetos a la fijación de precios de la basura ya sea por volumen o por peso. Las dos medidas de política pública que apoyan más plenamente los encuestados en cuanto a los porcentajes de generación de basura se relacionan con su prevención; promover entre los comerciantes que utilicen menos material de embalaje y que las familias compren productos que utilicen menos materiales de envoltura en su presentación.

En todos los seis países que participaron en las dos rondas de la encuesta, hay un aumento importante en el porcentaje de encuestados que consideran que los problemas ambientales deben ser resueltos principalmente por las futuras generaciones, aunque las personas mayores consideraron que esto les atañe porque es la generación que creó los problemas actuales.

Principales recomendaciones

Las medidas que aumenten el acceso de los consumidores a opciones más ecológicas, como las inversiones en infraestructura (por ejemplo, transporte público o servicios de reciclaje) son complementos importantes para las políticas que abaratan las opciones ecológicas.

Los subsidios basados en las necesidades para las inversiones en ahorro de agua podrían ser un medio importante para mejorar la conservación del agua.

Las familias que rentan y que no poseen una casa hacen menos inversiones financieras para hacer un uso más eficiente del agua. Los programas para aumentar las inversiones para ahorrar agua entre los arrendatarios podrían ser una forma útil de atacar este problema.

La demanda de electricidad de las familias no depende de los niveles de ingreso de los hogares. Esto significa que, sin nuevas medidas de política pública, es probable que los mayores precios de la energía tengan efectos negativos en el bienestar de las familias de bajos ingresos sin que se reduzca el consumo en forma considerable.

Es decisivo divulgar proporcionalmente las campañas públicas de información y educativas para crear mayor conciencia entre las familias sobre los costos y las tarifas (por ejemplo, de la recolección de basura o del consumo de agua) y aumentar la comprensión sobre el cambio climático.

© OECD

Este resumen no es una traducción oficial de la OCDE.

Se autoriza la reproducción de este resumen siempre y cuando se mencionen el título de la publicación original y los derechos de la OCDE.

Los resúmenes multilingües son traducciones de extractos de publicaciones de la OCDE editados originalmente en inglés y en francés.

Pueden obtenerse en forma gratuita en la librería en Internet de la OCDE www.oecd.org/bookshop

Si desea más información, comuníquese con la Unidad de Derechos y Traducciones, Dirección de Asuntos Públicos y Comunicación de la OCDE en: rights@oecd.org o por fax: +33 (0)1 45 24 99 30.

OECD Rights and Translation unit (PAC)
2 rue André-Pascal, 75116
Paris, Francia

Visite nuestro sitio www.oecd.org/rights

OECD logo

¡Lea la versión completa en inglés en OECD iLibrary!

© OECD (2013), Greening Household Behaviour, OECD Publishing.
doi: 10.1787/9789264181373-en

Valid XHTML 1.0 Strict